El crecimiento de las ventas online continúa en ascenso, así lo confirma el V Estudio Anual del eCommerce en España 2018 al constatar cómo 7 de cada 10 internautas mantienen este hábito, englobando a más de 19 millones de españoles. Esta tesitura ha generado que las marcas comiencen a diseñar estrategias a medida para conectar de forma auténtica con los compradores, como es el formato del pagos a plazos.

El pago a plazos se posiciona como una táctica capaz de dar salida a determinados productos que, en muchas ocasiones, pueden ser una barrera de entrada entre determinadas audiencias. Según la categoría que se trate, las ventajas que se podrían obtener son las siguientes:

Acceso universal

En el caso de tratarse de un producto, ofrecer la posibilidad de que la persona financie su compra en varias mensualidades podría ser una solución muy recomendable. No es lo mismo pagar 150 € al contado, que 50 € en tres meses. De esta forma, determinadas cantidades podrían ser más accesibles según la situación.

Ofrecer esta posibilidad podría convertirse en una gran oportunidad de cara a la venta de los servicios. La falta de tangibilización hace que, en un momento dado, se constituya como una garantía para que el comprador pruebe aquello que le estamos ofertando, establezca un primer vínculo con nosotros y se tercie una relación de calidad.

Importante: en el caso de desglosar los precios en varios meses, es importante que mostremos, en todo momento, el precio final con el IVA incluido, sin añadir ninguna cantidad más de forma adicional. Incrementar esta tarifa durante el proceso podría generar desconfianza o ampliar la tasa de abandono de la compra.

Estrategia de marketing

Ofrecer la opción del pago a plazos se convierte en una excelente herramienta de marketing a la hora de presentar aquellos productos o servicios en campañas publicitarias. La sensibilidad en cuanto a las cifras es un aspecto vital entre muchos compradores y, sin duda, puede tratarse de un buen argumento de ventas. Disponer de esta opción también es de utilidad para conectar con las audiencias a través de boletines mensuales, al constituir un buen reclamo para llamar la atención.

Nuevos clientes

Uno de los principales lemas de cualquier tienda online es comenzar a captar clientes para que, posteriormente, se genere un vínculo especial con los visitantes y que éstos se conviertan en prescriptores de la marca. Incorporar el pago a plazos favorecería el acceso a la organización al ser un estímulo de ventas atractivo capaz de fidelizar mejor.

También hay que pensar que podría considerarse como un buen factor a la hora de romper la estacionalidad en determinadas épocas del año. Si las compras disminuyen en determinados periodo, como puede ser tras pasar las Navidades o en verano, la posibilidad de fraccionar los pagos podría ser otra alternativa más para impulsar estas ventas.

Diferenciación

La incorporación del pago a plazos debe estudiarse previamente, ya que dependerá de los precios de nuestro sector y de la rentabilidad de lo que ofrezcamos. Sin embargo, una opción válida es realizar, inicialmente, un pequeño estudio de la competencia para saber si algunas marcas de nuestro sector ya lo ofrecen y cómo desarrollan este proceso, es decir, sobre qué productos lo están desarrollando y cómo están realizando esta ejecución.

Si quieres incluir esta funcionalidad en tu desarrollo, o bien, buscar soluciones más personalizadas para impulsar tus ventas, ponte en contacto con nosotros y te asesoraremos personalmente.