Puntúa este post

Internet se ha convertido en un escenario digital clave y directo a la hora de diferenciarnos de la competencia. La mayoría de las marcas han entendido ya las increíbles oportunidades que aquí son posibles de abarcar, pero no todas son conscientes de la necesidad de trabajar más allá que disponer de una página web. Hoy definimos algunos conceptos de trabajo más necesarios a implementar.

Entre los pilares más destacados, destacamos los siguientes:

Propuesta de Valor

Este concepto se define como aquello en lo que somos realmente buenos y diferentes. Normalmente, viene definida cuando trazamos el modelo Canvas, además del proyecto de empresa. No sólo basta con saberlo, «es crucial escribirlo y saber cuál es”. Una vez que lo sepamos, ésta debe de plasmarse en nuestra página web de forma que los internautas que accedan les quede realmente claro por qué tienen que elegirnos a nosotros y qué obtendrán haciéndolo. De esta forma, sabremos que nuestro lema es totalmente diferente a la competencia.

Diseño Estratégico

Este apartado engloba un elevado número de elementos: logo de la marca, línea visual que empleamos en los elementos offline (si es que los tenemos) como puede ser papelería, packaging y los elementos online. Normalmente, este segundo paso suele fallar, ya que al realizar un desarrollo web, en determinadas ocasiones existe una divergencia entre lo que exponemos y lo que realmente deseamos transmitir.

En el caso de trabajar en una página web, este diseño debe abarcar diferentes áreas: que el contenido esté organizado, bien distribuido, con las ideas claras y con mucha facilidad de acceso en dispositivos y en ordenadores.

Aquello que ofrezco, ¿es lo que realmente necesitan los usuarios?

Éste es el principal factor que, en muchas ocasiones, genera graves problemas. Aunque nosotros dispongamos de servicios genéricos y son similares a otros, ¿es realmente lo que buscan los usuarios? La única forma de saberlo es conociendo las opiniones de los consumidores, es decir, realizando cuestionarios o pequeños estudios de mercado. Quizás aquí encontremos la clave para poder especializarnos, ofrecer servicios más adaptados y encontrar esa ventaja competitiva. Por tanto, es necesario escuchar de forma atenta a nuestros clientes, saber qué necesitan y cómo nos podemos amoldar.

Hay que entender la filosofía de «no hacer lo mismo que la competencia. Es necesario encontrar ese nicho menos saturado para ofrecer productos o servicios».

No hacer este paso genera que muchas organizaciones entren en la temida “guerra de precios”, es decir, dejar de lado conceptos claves como la calidad, decisión que puede generar graves consecuencias para centrarse sólo en un concepto que puede generar muchos problemas.

opiniones de clientes para diferenciarnos de la competencia

¿Qué tipo de estrategias seguir?

El primer paso es estar posicionados de forma adecuada. Si ya dispongo una web y quiero que me vean, lo fundamental es trabajar en una estrategia SEO para que accedan de forma fácil y que este espacio se adapte a sus necesidades. Es decir, que sea encontrado conforme a lo busquen los usuarios entre los principales resultados.

El segundo paso y si continuamos con otras alternativas, éstas han de desarrollarse con una estructura lógica:

Redes Sociales: aunque cualquiera puede realizar un perfil, no es nada fácil mantener estas comunidades activas. Por ello, habrá que realizar un análisis de situación profundo de forma inicial, decidir bien los lugares donde estaremos presentes y trazar una estrategia sólida. Si decidimos disponer de estos canales y hacer difusiones arrítmicas, la comunidad se percatará que no siempre estamos ahí, y no tendrá las suficientes razones para seguirnos y, sobre todo, para atender los diferentes mensajes que compartimos.

Estrategia publicitaria: antes de realizar una campaña digital, es necesario trazar los objetivos a conseguir, oportunidad que nos dará la posibilidad de elegir los soportes a emplear. También hay que prever muy bien el presupuesto con el que contamos ya que, normalmente, es aconsejable mantener una campaña un periodo mínimo de seis meses.

En el caso de querer potenciar tus valores con mayor efectividad y en un mayor número de escenarios, puedes ponerte en contacto con nosotros para conocer, realmente, cuáles son tus necesidades y obtener soluciones personalizadas.